Relatos publicados:

RELATO 1 -XXX

No sabía si iba a sobrevivir a esa noche. Estaba exhausto. Literalmente no le llegaba el aire a los pulmones, y comenzó a sentir mareos. Se hubiera dejado caer para morir allí mismo, pero el chasquido del látigo le despertó del estado semiletárgico en el que se hallaba. En el mismo instante sintió la aguda punzada de su punta de cuero, que le hirió no solo en el lomo sino también en el poco orgullo que le quedaba. Pensó en sus compañeros de miserias mientras los observaba, resoplando como él por el esfuerzo, intentando sacar un último atisbo de energía para mantenerse en movimiento. Por más vueltas que le daba, no veía salida alguna al dilema: si se dejaba morir, la paz le llegaría al fin para él, pero el resto de sus compañeros deberían cargar con su parte de la pesada carga y mantener la velocidad, o recibir una lluvia de latigazos. La idea le parecía, aun en aquellas circunstancias, de un egoísmo fuera de toda discusión.
Intentó distraer su mente con otros pensamientos, pero el problema era que no había conocido otra vida que aquella. Pensó en sus años de juventud, cuando el peso de la carga era mucho más ligero y su cuerpo más capaz. Durante los buenos viejos tiempos, la gente se contentaba con recibir pequeños y sencillos paquetes. Con frecuencia lo único que se transportaba eran simples tarjetas de felicitación, incluso mensajes sinceros de viva voz.
Recordó como a ellos les había llegado la ola capitalista neoconservadora durante aproximadamente la primera década del siglo veintiuno: Cada vez más niñatos malcriados y acostumbrados al todo-al-instante de Amazon pedían objetos cada vez más grandes y complicados para saciar el vacío emocional de sus vidas de hijo único. Y a la misma velocidad había crecido el nivel de insatisfacción con el producto y las devoluciones, cosa que duplicaba el trabajo en el mejor de los casos.
Sin embargo, la plantilla era la misma. Las raciones de comida y agua eran las mismas, aunque de peor calidad. El jefe siempre se escudaba en el mismo argumento: que si no podíamos fallar a los niños en aquella noche tan especial, que si había que cumplir con la magia o todo se acabaría allí mismo, que si estábamos todos en el mismo trineo… Pero desde hacía tiempo corría ya el rumor como un secreto a voces: el viejo iba a comisión con la empresa de Jeff Bezos. Se había filtrado una captura de pantalla de su contrato con la multinacional, que le otorgaba pingües beneficios por cada paquete entregado, por tamaño y peso, y por velocidad de entrega. Y de unos años a esta parte se le notaba bastante más rechoncho, cosa que por otra parte aumentaba el peso del trineo. Y literalmente, ya no sabía si iba a sobrevivir a esa noche.
Todo ocurrió en un instante, sin premeditación ni plan alguno. Al llegar a lo alto de un repecho, de repente un crujido y un estirón en las riendas del trineo. Rudolph, nuestro compañero de fatigas, había caído. Su nariz, antes roja, era ahora de un gris pálido. Allí estaba tumbado en la nieve, todavía respirando débilmente mientras la vida se le escapaba. Aún durante su agonía estaba recibiendo golpes de látigo y patadas del patrón, que intentaba inútilmente que se levantara y siguiera.
Se oyó un sonido seco, como el que hace un hacha al clavarse en la madera. Del pecho de nuestro torturador empezó a brotar un torrente de sangre, y junto a él se adivinaba la punta de un cuerno de reno. Detrás de Santa, nuestro camarada Comet se había quedado inmóvil con su cuerno aún atravesándole el pecho. Su mirada era una mezcla de agotamiento, rabia y alivio.
No lo dudamos ni un instante. Al unísono, todos nos lanzamos a cornear y moler a coces al que hasta entonces había sido nuestro líder único y supremo.
El gordo seboso hijodelagranputa aquel de la barba blanca que nos cosía a latigazos durante toda la nochebuena ya no iba a molestar a nadie, nunca más. Había nacido el Movimiento de Liberación Animal.
¡Larga vida al M.L.A.!”

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 2 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 3 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 4 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre”

“… Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre …”

“… Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre …”

“… Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre …”

“… Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre …”

“… Empecé a pensar que el trabajo dignifica a su puta madre …”

RELATO 5 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 6 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 7 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 8 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 9 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

 

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

RELATO 10 – XXX

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

COMENTARIOS:

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.